Noticias

NO ES CONFLICTO, ES FALTA DE INFORMACIÓN

NO ES CONFLICTO, ES FALTA DE INFORMACIÓN

Trabajar desde el respeto, los derechos humanos y la cultura de paz siempre será un acierto. Desde el Instituto Nacional de las Mujeres, en conjunto con la ministra de la Condición de la Mujer, estamos convencidas de ello de ahí que apostamos todos nuestros esfuerzos en transversalizar esos enfoques en todas las líneas de trabajo que implementemos.

Sin embargo, no es válido que algunos grupos, basándose en información publicada en un medio de comunicación que descontextualizó declaraciones dadas por parte de la ministra de la Condición de la Mujer ante la Comisión Permanente Especial de la Mujer, quieran entorpecer una gestión que apenas inicia y cuyos objetivos están muy claros: defender los derechos humanos de todas las mujeres costarricenses.

Debido a eso, es preciso aclarar diversos puntos:

La comparecencia de la ministra de la Condición de la Mujer ante la Comisión de la Mujeres de la Asamblea Legislativa, trató temas vinculados con el avance de los derechos humanos de las mujeres como: la autonomía económica de las mujeres como un eje transversal para el desarrollo económico del país, la corresponsabilidad social de los cuidados, la reivindicación y protección de los derechos humanos de las mujeres y los derechos políticos y el combate de todas las formas de violencia y cualquier tipo de discriminación que puedan enfrentar las mujeres. La exposición se prolongó por más de dos horas, sin embargo, el medio de comunicación se enfocó de manera simplista en menos de 10 minutos de la presentación realizada, sacando toda la información de contexto.

Durante la exposición de la señora Ministra se explicó que, en la actual Administración, se están analizando opciones exitosas en otros países para el combate de la violencia contra las mujeres y sus diversas formas de abordaje, pasando incluso por la atención de los ofensores, todo este abordaje estaría enmarcado en lo establecido en la Política Nacional para la Atención y Prevención de la Violencia contra las Mujeres de todas las edades 2017-2032, conocida como PLANOVI.

Se trata de atención terciaria, que impulsará el INAMU en su papel de rector y en ningún momento conllevará inversión de recursos financieros y tampoco humanos del Mecanismo Nacional de las Mujeres. La inversión de recursos y la atención de los agresores es competencia de otras instancias que, al asumir estos programas, también contribuirán con el combate de la violencia contra las mujeres.

En este punto, es necesario enfatizar que el Eje 2 del PLANOVI destaca la promoción de masculinidades para la igualdad y la no violencia, especialmente un trabajo de prevención dirigido a hombres adolescentes y jóvenes para incidir en la construcción de sus identidades y en el ejercicio de su masculinidad. El INAMU incluyó este eje de prevención en la política pública PLANOVI como ente rector, en un esfuerzo por fomentar en las instituciones que trabajan con hombres -no es el caso del INAMU-, el conocimiento y la observancia del derecho de la mujer a una vida libre de violencia, y el derecho de la mujer a que se respeten y protejan sus derechos humanos, como lo demanda la Convención Interamericana para Prevenir Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belem do Pará).  Masculinidades para la igualdad y masculinidades no violentas, es una aspiración que beneficia a todos y todas.

Otro aspecto que es importante aclarar es que el INAMU elaboró - mediante la norma SAPAO (Sistema de Acreditación de Programas de Atención a Ofensores), una serie de criterios para el cumplimiento de la pena alternativa a prisión, en casos de ofensores de bajo perfil, todo en el marco de la Ley 8589 de Penalización de la Violencia contra las Mujeres. Al tratarse de una sanción en un proceso penal por infracción a la ley, el tratamiento debía cumplir con ciertos parámetros y con enfoques no revictimizadores. La norma SAPAO es un mecanismo de acreditación de servicios, que deben brindar otras instituciones u organizaciones, que reconoce de manera formal las competencias técnicas para el desarrollo de un programa de atención a ofensores desde un enfoque de género.

A lo largo de los años, desde la creación de la Norma SAPAO en 2011, el INAMU ha procurado que el Ministerio de Justicia asuma la tarea de atender a esa población para darle contenido a la instrucción prevista en el inciso b del artículo 16 de la Ley de Penalización de la Violencia contra las Mujeres.

El trabajo con ofensores que se propone desde el SAPAO parte de una serie de enfoques y principios, entre los cuales sobresale el reconocimiento de que la violencia contra las mujeres es estructural, de donde es factible identificar la forma que en ésta se utiliza para mantener un ordenamiento jerárquico caracterizado por la lógica de la dominación y la exclusión tanto contra las mujeres como contra diversas poblaciones que el sistema patriarcal también ha colocado en condiciones de vulnerabilidad. En cambio, el enfoque divulgado en medios de comunicación individualiza el problema de la violencia contra las mujeres haciéndolo aparecer como producto de unos cuantos hombres desviados o enfermos, lo que desconoce las causas estructurales de la violencia.

Como se ve, desde hace más de una década, el INAMU apuesta al trabajo con hombres. Propone un trabajo permanente de prevención con niños y jóvenes, a la vez que aporta en la fiscalización de alternativas o servicios de atención a ofensores de organismos públicos y privados. Estamos convencidas de que para erradicar la violencia no basta con que los hombres dejen de golpear, es necesario un cambio en sus patrones de control y dominio porque, de lo contrario, golpearán de nuevo cuando sientan que perdieron el control sobre las mujeres, de ahí la importancia de buscar medidas para combatir estos comportamientos.  Eso puede incluir diversos tratamientos, preventivos; o según el caso, de escalas de sanciones que como se indició, dependiendo de la gravedad, pueden ser medidas alternativas a la prisión.

Está claro que la violencia machista no tiene justificación.  La Ministra de la Condición de la Mujer no dijo en ningún momento que la mujer fuera responsable de esa violencia, ni que el objetivo de ningún programa de atención a la violencia fuese recuperar la relación de pareja, a pesar de que así opere en la fantasía de las mujeres. Sí manifestó su preocupación de que hay un alto porcentaje de desestimación de las acusaciones por parte de las mujeres. Esta realidad estadística, que podría propiciar reincidencia de incidentes de violencia, también requiere atención. Todo trabajo con hombres, incluyendo el preventivo, para construir masculinidades para la igualdad y la no violencia debe confrontarlos abiertamente con la violencia que ejercen y sus consecuencias, con la forma en que utilizan su poder y sus privilegios y con sus intentos de minimización o negación. 

La propuesta del PLANOVI es clara. El combate de la violencia contra las mujeres no es algo exclusivo del INAMU, en esta labor intervienen diversas entidades, como las que conforman el Sistema Nacional de Atención y Prevención de la Violencia contra las Mujeres, dentro de las cuales sobresalen el Ministerio de Educación Pública, la Caja Costarricense de Seguro Social, el Ministerio de Salud, Fuerza Pública, el Poder Judicial, el Patronato Nacional de la Infancia, los medios de comunicación y la sociedad civil, por mencionar solo algunos.

La estrategia actual para la defensa de los derechos humanos de las mujeres se basa en un compromiso en equipo, donde la Ministra de la Condición de la Mujer y la Presidencia Ejecutiva del INAMU trabajamos de forma articulada para fortalecerlo. Este trabajo articulado y comprometido lo permea todo: la rectoría o la incidencia en la institucionalidad pública en su conjunto; los programas y servicios de atención directa a las mujeres y los procesos de trabajo en el nivel central y en las regiones, que conllevan las dos políticas de igualdad: la Política Nacional para la Atención y Prevención de la Violencia contra las Mujeres de Todas las Edades PLANOVI y la Política Nacional para la Igualdad Efectiva PIEG.

Reconocemos que hay muchas mujeres que no se sienten representadas por la institución, por eso nuestro reto es fortalecer los beneficios y programas que ejecutamos y explicarle a la ciudadanía en general,  el aporte del Instituto al mejoramiento de la calidad de vida de las mujeres y, por qué no, también el mejoramiento de la calidad de vida de los hombres, especialmente de esos que han demostrado ser capaces de experimentar una corresponsabilidad en los cuidados y garantizar una vida libre de violencia para las mujeres.

Las actuales autoridades valoramos el activismo, ese que con grandes luchas ha derribado barreras y ha abierto trillo. Sin embargo, aclaramos que el feminismo también lo vivimos todas las mujeres, que hacemos una lucha constante por cerrar las brechas de desigualdad, por evitar la discriminación y el abuso hacia cualquier otra mujer y, en esa línea, hay que ampliar el abanico y analizar esas desigualdades y discriminaciones de manera integral y diversa. Sería un error pensar que el INAMU es el órgano que representa a todos lo movimientos feministas, sin embargo, sí es un acierto pensar que es el órgano que permite que todos los movimientos feministas tengan espacios de discusión e intercambio en torno a las mujeres en su diversidad.

Reafirmamos y reiteramos que entendemos nuestra responsabilidad como Gobierno de velar por la reivindicación de los derechos humanos de las mujeres y asegurarnos que la mitad de la población tenga una vida segura en sus casas, en las calles, en el trabajo y en todos los espacios. Propiciar que en esa dirección se orienten trabajos con los niños y con hombres adolescentes y adultos, abonará grandemente a la lucha contra toda forma de discriminación de las mujeres; y evidenciará que la igualdad, y la paz con justicia, es buena para todas y todos.

 

Cindy Quesada Hernández                                                                         Adilia Caravaca Zúñiga

Ministra de la Condición de la Mujer                                                     Presidenta Ejecutiva

                                                                                                                              INAMU

/image/journal/article?img_id=2720643&t=1659386127761