Sonia Picado

mujer1

Jurista, política y profesora universitaria. Defensora de los Derechos Humanos. La  ciudad de San José fue el lugar donde el 20 de diciembre de 1936 nació Sonia Picado Sotela. Las aulas de la Escuela República del Perú fueron las que la recibieron durante los seis años de su enseñanza primaria; las del Colegio de Nuestra Señora de Sión y las del Holton-Arms, en Washington, Estados Unidos, aquellas en que hizo su segunda enseñanza. Su título de abogada y notaria lo obtuvo en la Universidad de Costa Rica.

 

De 1972 al 2003 contribuyó a formar a cientos de jóvenes en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa Rica, de la cual fue decana entre 1980 y 1984. Al honor y el mérito que este nombramiento implicaba, se agregó este otro: el ser la primera mujer electa decana en una Facultad de Derecho en una universidad estatal en América Latina.

Su vocación, trayectoria y preparación hacen que actualmente ejerza la docencia como profesora invitada en cursos sobre derechos humanos en universidades de Europa y Estados Unidos.

También ha sido embajadora de Costa Rica ante el gobierno de los Estados Unidos, de 1994 a 1998 (la primera mujer que ha ocupado ese puesto) y, después de encabezar la nómina de candidatos del Partido Liberación Nacional por la provincia de San José, fue electa diputada en el período 1998-2002. Desde su curul llevó a cabo importantes luchas para incorporar la perspectiva de género a los distintos proyectos de ley e impulsó otros en beneficio de las mujeres costarricenses.

Como defensora permanente de los derechos humanos en general y de las mujeres en particular, ha promovido permanentemente la participación de ellas en la vida política y su acceso a los derechos que les garanticen su plena ciudadanía. Desde la jurisprudencia, ha luchado porque las mujeres ejerzan sus derechos e incursionen en igualdad de condiciones, en espacios públicos y políticos con un acceso real al poder ya la toma de decisiones. 

Fue artífice de la creación de uno de los primeros grupos que tuvo el país para la reforma del Código de Familia en la década de los años 70, el cual tenía como uno de sus fines el que quedara claramente establecido de que en la valoración de las causales de divorcio hubiera verdadera igualdad entre mujeres y hombres.

También ha desempeñado muy relevantes funciones en la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en la cual ha sido jueza y, de 1988 a 1994, Vicepresidenta, y en el Instituto Interamericano de Derechos Humanos, en donde ha tenido a su cargo, de 1984 a 1994 la Dirección Ejecutiva.

El vínculo con que en su quehacer como profesional y como mujer se ligan, tan íntimamente, legislación y perspectiva de género, ha contribuido a que ella haya formado parte de organismos internacionales tan importantes como la Corte Interamericana de Mujeres (1971) y el Comité de Expertos para Promover los Derechos Humanos en Centroamérica (1992-1994).

Su pensamiento lo ha expuesto en las siguientes obras: "Participación Política de la Mujer: Un reto ayer, hoy y siempre" (2001), "Mujer y Política" (2002) y "Seguridad Humana y Derechos Humanos" (2003).

Por su brillante trayectoria en el campo de los derechos humanos ha sido acreedora a tres doctorados honoris causa - Elmhurts College, 2000, Universidad de Miami, 2002 y Colby College, 2003 -y a varios galardones de organismos internacionales como, entre otros, el Premio Naciones Unidas en Derechos Humanos (1993) y el Premio PNUD (United Nations Development Program) (1995).

Además, en el ámbito nacional se han puesto de relieve sus aportes en el avance de la igualdad y los derechos de as mujeres con los siguientes reconocimientos: Reconocimiento por los Esfuerzos Humanitarios y Culturales (1987), de la Federación de Mujeres Profesionales y de Negocios de Costa Rica, Reconocimiento por la Colaboración en Problemas Relacionados con las Mujeres, (1986), de la Comisión Interamericana de Mujeres, y Reconocimiento por el Trabajo Profesional con las Mujeres, de la Organización de Ciudadanas Costarricenses (1986).

En la actualidad es la presidenta del Instituto Interamericano de Derechos Humanos (es la primera mujer en llegar a ocupar dicho cargo) y miembra del Consejo Directivo en Seguridad Humana de las Naciones Unidas, de la Corte de Arbitraje de La Haya y del Diálogo Inter-Americano.

Hoy, después de años de lucha y de una sobresaliente trayectoria, que aún no concluye, Sonia Picado es consciente de que las mujeres de su generación han tenido que superar muchos obstáculos para ejercer el derecho a tener derechos.

Según sus palabras, para el fortalecimiento de la democracia es necesario ampliar el ejercicio, en igualdad de condiciones, de las mujeres en la toma de decisiones políticas, además considera que ampliar los derechos ciudadanos pasa por que las mujeres aspiren a tener proyectos personales, donde la educación juega un papel importante.

Sonia Picado Sotela lleva siempre consigo el estandarte de los derechos de las mujeres y de su defensa en cualquier lugar y puesto en que se encuentre.

Porque el cumplimiento de su servicio ha dejado huella imborrable para el desarrollo del país y ha abierto camino para que nuevas generaciones sigan sus pasos.

Sonia Picado Sotela ingresó a la Galería de la Mujer del Instituto Nacional de las Mujeres en el año 2005.


Siguiente