Vitha Lyna Fonseca Saborío (1910-1988)

mujer1

Educadora

Ingresa a la Galería de las Mujeres (Edición 2005) por su trayectoria de vida, y por su sensibilidad social, que se vio reflejada en la ayuda y auxilio a los más excluidos, contribuyó con su esfuerzo al desarrollo económico y social de país. Incansable en el trabajo comunitario.

Nació el 12 de mayo de 1910 en Aserrí, su padre Don Enrique Fonseca Zúñiga fue un diplomático costarricense, su madre María Magdalena Saborío Madrigal falleció cuando Vitha tenía alrededor de tres años de edad, por tal motivo, su padre se encargó de su crianza, de él obtuvo mucha influencia, lo que la llevó a asimilar algunas de sus ideas, ya que éste era simpatizante del General Volio; tuvo, asimismo, una relación muy estrecha con su padrino de bautismo, Monseñor Fonseca Zúñiga.

Los primeros estudios los realizó en la Escuela Julio Lang (ubicada en el actual edificio metálico), la enseñanza superior la cursó en el Colegio Superior de Señoritas, para concluir su educación en la Escuela Normal de Heredia, ahí estudió dos años, llevando cursos de pedagogía, psicología, filosofía y algunos cursos de manualidades. En el año 1931 contrajo matrimonio con el señor José Samuel Duarte Quesada, con quien tuvo seis hijas: Josefina Branch, Virginia, Violeta Teresita, María Cecilia, Shirley y Ana Isabel.

En 1937 la enviaron a la Cima del Copey, por el cerro de la muerte, donde se convirtió en la primera maestra mujer en impartir lecciones. Al llegar al pueblo se dio por enterada de las malas condiciones en las cuales se encontraban los niños y las niñas de la localidad, además de lo injusto de las relaciones entre los gamonales y los y las trabajadoras, esto la llevó a solicitar a los gamonales mejores condiciones para sus trabajadores y, al Ministerio de Salud el envío de doctores para tratar a las niñas y los niños enfermos, transformando la escuela en un centro de atención en salud hasta que los niños y las niñas se recuperaron.

Un año después, fue enviada a Santa Cruz de Tarrazú, donde se desempeñó como maestra y directora. Al siguiente año fue trasladada a San Cristóbal Norte de Desamparados, lugar donde demostró su interés por las y los alumnos más allá de las aulas, ya que cuando presentaban problemas, ella dedicaba un espacio de su tiempo a visitar sus hogares. En 1941 impartió la enseñanza en Guadarrama de Desamparados y, en 1942 en Jericó de Desamparados, lugar en donde logró reconstruir la escuela. Además, con la colaboración del Ministerio de Obras Públicas y Transportes logró la construcción de un puente para hacer más fácil el traslado de los niños y las niñas a la escuela; y logró la instalación del acueducto para abastecer de agua potable la comunidad. En este mismo año inició su actividad en el ámbito político.

De 1943 a 1949 impartió lecciones en una gran cantidad de centros educativos, entre los cuales se puede mencionar a los de Patarrá, Navarro de Cartago, Cedros y San Pedro de Montes de Oca, la Escuela Franklin Delano Roosevelt. En 1948, por la persecución política de que era objeto, fue trasladada a la Escuela Mauro Fernández de varones, en donde también se vió sometida a la persecución, situación que vivió en otras escuelas. De 1948 a 1949 estuvo en la Escuela República de Chile, donde su director Don Víctor Cabrera, asumió la defensa de Vitha Lyna ante sus compañeros, impidiendo que, por su tendencia política, fuera nuevamente trasladada.

Sus últimos veinte años como maestra los hizo en la Escuela Omar Dengo, lugar donde inició sus labores en condiciones difíciles, logrando salir adelante. Como docente de dicho centro educativo, luchó ante la Municipalidad de San José por la construcción de un edificio nuevo para la escuela y por la construcción de un puente que comunicara Barrio Cuba con Hatillo.

El 27 de noviembre de 1970 Vitha Lyna Fonseca se acogió a la jubilación, después de treinta y tres fructíferos años en la docencia, como ella misma relata en su autobiografía,

"ese año tuvo mucha significación para mí. Con mi jubilación cerré una página de mi vida, página de alegrías y de sin sabores, de luchas y de triunfos, de sueños y realidades pero sobre todo de inmensa satisfacción por reconocer en mi labor como educadora que fui forjadora de juventudes durante los treinta y tres años, que ejercí mi misión con abnegación, sintiendo el orgullo de que por donde pasé dejé plantadas las semillas del amor, de la comprensión, del buen entendimiento, pero sobre todo me siento muy orgullosa de que introduje en mis educandos el deseo de superación, el de ser buenos ciudadanos, honrados y honestos, sin dejar de mencionar que contribuí además en el mejoramiento socioeconómico y cultural de mi país". 

Se compenetró con el pensamiento humanista y cristiano del General Volio en su primera juventud, forjando su futuro político y guiándose por esa senda, así, en su vida fue testigo de algunos de los eventos políticos más importantes en la historia del país, de los cuales no fue actora pasiva, por el contrario, tuvo una importante participación.

Vitha Lyna Fonseca conoció el pensamiento filosófico y político del Dr. Rafael Ángel Calderón Guardia, del Licenciado Teodoro Picado Michalski, de Monseñor Víctor Manuel Sanabria y de Manuel Mora Valverde con su partido comunista. Conoció el por qué de la entrega del poder del Licenciado Teodoro Picado, del Pacto de Ochomogo, de la entrada de José Figueres a San José, la instauración de la Segunda República y las persecuciones de los vencidos. En la campaña de 1948 fue combatiente y enfermera de la Cruz Verde, por su participación como combatiente fue detenida en el Colegio San Luis Gonzaga de Cartago cerca de dos meses.

En 1953 fue electa la primera mujer regidora municipal del Cantón Central de San José por el Partido Reformista. Su interés social también lo desarrollo ocupando otros cargos, como la presidencia de las Damas Voluntarias de la Cruz Roja, secretaría general de las Juntas Progresistas, secretaría general de la Asociación Nacional de Educadores. Formó parte de la Cruz Roja de San José y Guadalupe, perteneció a la Asociación de Educadores Pensionados de Costa Rica, asimismo a la Liga Cívico Nacionalista Ricardo Moreno Cañas, de la Unión Internacional de Autoridades Locales con sede en la Haya, Holanda; de Ciudadanos del Mundo con sede en París, Francia. Fue fundadora de la Asociación Esotérica La Nueva Era y de la Gran Fraternidad Serge Raynaud de la Ferrière.

El 16 de noviembre de 1988 muere en Los Ángeles, California. Por todos sus logros es declarada como Ciudadana Distinguida del Cantón Central de San José y como Ciudadana de Honor de la Asociación Pro Democracia (APRODEM).

* Información presentada en el marco de la postulación al Reconocimiento Galería de las Mujeres.
Última actualización, año 2005.


Siguiente