Trabajo decente

La sección de empleabilidad del Departamento de Gestión de Políticas Públicas para la Autonomía Económica de las Mujeres tiene como marco para la acción los convenios fundamentales de la OIT  y el Trabajo Decente, especialmente por el impulso que da la firma del Memorando de Entendimiento, el pasado 31 de enero del 2019 .  Este Acuerdo Tripartito da inicio al Programa de Trabajo Decente 2019-2023. 

En este contexto, el país se compromete con uno de los objetivos estratégicos del Trabajo Decente, a saber, "crear mayores oportunidades de empleo para hombres y mujeres" y en particular, con la eliminación de la discriminación en materia de empleo y ocupación.   El Trabajo Decente significa la oportunidad de acceder a un empleo productivo que genere un ingreso justo, la seguridad en el lugar de trabajo y la protección social para las familias, mejores perspectivas de desarrollo personal e integración social, libertad para que los individuos expresen sus opiniones, se organicen y participen en las decisiones que afectan sus vidas, y la igualdad de oportunidades y trato para todos, mujeres y hombres.   El Programa de Trabajo Decente de la OIT, se basa en la creación de empleo, los derechos en el trabajo, la protección social y el diálogo social, con la igualdad de género como un objetivo transversal. 

Los planteamientos de la OIT, sobre la búsqueda de la igualdad de género y el trabajo decente están basados en dos argumentos fundamentales. En primer lugar, el argumento de la equidad basada en los derechos, la cual sostiene que la discriminación a la que se enfrentan las mujeres en el mundo del trabajo debe abordarse como una cuestión de derechos humanos fundamentales y justicia social. En segundo lugar, el argumento de la eficiencia económica ya que las mujeres pueden desempeñar un papel decisivo como agentes económicos capaces de transformar las sociedades y las economías. La igualdad, desde esta óptica, constituye un instrumento eficaz para lograr el crecimiento económico, reducir la pobreza y contribuir al progreso social. Al empoderar a las mujeres se está reconociendo que son participantes activas del desarrollo y personas con derechos exigibles.

La búsqueda de la igualdad real entre ambos sexos en el empleo representa, aún, un reto significativo para el país.  Según datos recientes del Informe Estado de la Nación 2018 , las asimetrías en la participación de mujeres y hombres en el mercado laboral, son vistas en tres ámbitos: inserción, selección y valoración; de acuerdo con dicho estudio, estos son los ámbitos donde principalmente las mujeres tienen desventajas con respecto a los hombres.  La brecha salarial sigue presente a pesar de que las mujeres tienen un mayor nivel educativo.   En ese mismo informe se sugiere la existencia de un "techo de cristal" en la distribución salarial femenina, es decir, la baja proporción de mujeres en puestos de dirección demuestra las pocas posibilidades que tienen ellas de obtener ingresos altos .  Desde el enfoque que dan los lineamientos del Trabajo Decente, se busca asegurar un salario digno, condiciones de trabajo justas, igualdad entre hombres y mujeres, garantizar los mecanismos de protección social, el trabajo seguro, formal y estable.  Esto es aplicable para los empleos y ocupaciones de todos los sectores de la economía y tipos de contratos como los referidos a contrataciones temporales y de tiempo parcial.

Además, la importancia del trabajo decente se ha puesto de manifiesto en el objetivo número 8 de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible: "Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todos".  La meta 8.3 hace referencia a la importancia de promover políticas para la formalización, indica: "Promover políticas orientadas al desarrollo que apoyen las actividades productivas, la creación de puestos de trabajo decentes, el emprendimiento, la creatividad y la innovación, y fomentar la formalización y el crecimiento de las microempresas y las pequeñas y medianas empresas, incluso mediante el acceso a servicios financieros."

Persona contacto del proyecto:

Ana I. Rojas Chavarría

Profesional Especialista en Género y Trabajo

Área Gestión de Políticas Públicas

Tel. (506) 2527-8465

arojas@inamu.go.cr