Posición oficial del Sistema Nacional de Atención y Prevención de la Violencia contra las mujeres

2 de septiembre, 2020 - San José- Por este medio las 22 instituciones representadas en la Comisión de Seguimiento del Sistema Nacional para la Atención y la Prevención de la Violencia contra las Mujeres e Intrafamiliar (Ley No. 8688) manifestamos nuestro repudio e indignación ante el reportaje presentado en el programa 7 días, de Teletica Canal 7, el día lunes 31 de agosto, sobre el homicidio de una mujer el pasado mes de julio.

El rol de los medios de comunicación debe ser informar de manera objetiva, sin intentar manipular la opinión pública. El destinar un espacio televisivo para presentar una recreación de un caso que se encuentra en investigación, sin consultar con la familia de la víctima, dando solo los puntos de vista de los representes legales de dos de las personas imputadas, a quienes ya el Tribunal Penal les ratificó la prisión preventiva, y enviando un mensaje de duda sobre los medios probatorios que aplica el sistema judicial costarricense, se encuentra fuera de las normas éticas del periodismo.

Esta forma de manejo de la información constituye una revictimización para las personas familiares de las víctimas o allegadas, y configura otra forma de violencia contra las mujeres: la violencia mediática que presenta la violencia contra las mujeres desde un enfoque sensacionalista y perverso.

Es urgente que los distintos medios de comunicación nacional prescindan de abordajes que estigmaticen, culpabilicen, desacrediten o sexualicen a las mujeres víctimas de cualquier tipo de violencia, porque proponen marcos interpretativos peligrosos que pueden terminar legitimando los actos de violencia o poniendo en riesgo la investigación judicial.

Los medios de comunicación deben diversificar las fuentes informativas para realizar coberturas periodísticas que abarquen todas las dimensiones que comporta el tema y contribuyan a la difusión de análisis rigurosos e integrales del problema social, que no es otro que la violencia contra las mujeres.

Hacemos este enfático señalamiento porque los medios de comunicación tienen una responsabilidad central en la erradicación de la violencia contra las mujeres y, en consecuencia, en la defensa de sus derechos humanos. En la Plataforma de Acción de la Conferencia Mundial de Beijing fue incluido el Capítulo j, "Mujeres y Medios de Difusión", que establece recomendaciones a los Estados miembros, a organismos de derechos humanos, a propietarios de medios de comunicación y de empresas de publicidad, y a asociaciones de profesionales de la comunicación, con el fin de que:

  • Examinen las consecuencias de la reproducción de estereotipos sexistas en los contenidos, incluidos aquellos de los anuncios publicitarios que promueven la violencia y la discriminación de género, y adopten medidas para eliminar esas imágenes negativas, con miras a promover una sociedad basada en los principios de igualdad y respeto, esenciales para el desarrollo y la paz de las naciones.
  • Sensibilicen sobre la importante función de los medios de comunicación respecto de informar y educar a la población acerca de las causas y los efectos de la violencia contra las mujeres, y de estimular el debate público sobre el tema.

Ante el problema de violencia estructural que sufren las mujeres, de todas las edades, en nuestro país, requerimos que los medios de comunicación se conviertan en aliados de esta lucha a favor de la igualdad, la no discriminación, la erradicación de toda forma de violencia, favoreciendo una comunicación que eduque en valores y principios que contribuyan a fortalecer el tejido social, la cultura de paz y de no impunidad.