Respecto a medida de desalojo contra asociación integral indígena de China Quichá

25 de septiembre, San José. Desde el Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU), como institución rectora en materia de igualdad y equidad de género, nos pronunciamos sobre la medida cautelar del Tribunal Agrario del Segundo Circuito Judicial de San José, contra el pueblo indígena cabécar, recuperadoras y recuperadores de la finca Kono Jú del territorio de China Kichá.

Costa Rica ha suscrito una serie de compromisos internacionales y nacionales que protegen los derechos humanos de las mujeres indígenas, incluido el derecho a la tierra, estos son: la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, el Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas y Tribales y la Ley Indígena. Es imprescindible respetar la normativa que el país promulga.

La finca de Kono Jú forma parte del Territorio Cabécar de China Kichá, definido primeramente como territorio en 1957 y ratificado mediante el decreto ejecutivo 29447-G del 21 de marzo del 2001.

Desde el INAMU estamos convencidas que la tierra y los territorios indígenas constituyen un elemento fundamental para la construcción de la identidad étnica, de la cultura, de la organización política, económica y el desarrollo de los pueblos indígenas y, por tanto, su afectación impacta en los derechos humanos de las mujeres indígenas.

Debido a la usurpación de las tierras por parte de personas no indígenas, se estableció un Plan de Recuperación de Tierras Indígenas a cargo del Instituto Nacional de Desarrollo Rural (INDER) y las mujeres indígenas forman parte activa de este proceso. No obstante, las lideresas indígenas han sido históricamente -y hoy lo son de nuevo- objetos de violencia de género mediante agresión verbal, física y amenazas de violación.

En estos momentos, el país atraviesa una grave crisis, y son los pueblos indígenas, por las condiciones históricas de discriminación y en mayor medida las mujeres indígenas, las que se ven mayormente afectadas. En este desalojo perderán la tierra y la producción agropecuaria, se afectará su salud integral, la seguridad alimentaria, su identidad cultural, en términos generales, su bienestar integral.

Desde el INAMU, expresamos nuestra profunda preocupación ante la medida cautelar que vulnera los derechos humanos de las mujeres indígenas. Hacemos un llamado a toda la institucionalidad pública, incluido el Poder Judicial, para que se observe y acate la normativa nacional e internacional que protege los derechos humanos de las mujeres indígenas.

Nos solidarizamos con las mujeres indígenas, que con valentía resisten y luchan por sus derechos, y ante la amenaza que hoy viven, hacemos público nuestro apoyo para que recuperen las tierras que les pertenecen. Como Instituto Nacional de las Mujeres, hemos conformado un grupo de trabajo de funcionarias especialistas en la materia para atender esta situación y otras que puedan surgir por la crisis que viven actualmente.