Mujeres y hombres aportarán al cuido y labores domésticas por igual

9 de octubre de 2019. El Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU) celebra la aprobación de la reforma al artículo 35 del Código de Familia realizada ayer martes en segundo debate que incorpora las observaciones enviadas por la Institución, entre ellas, la obligación de que ambos cónyuges deben compartir el trabajo doméstico y el cuido de hijas e hijos y familiares dependientes.

"Con esta reforma, no solo se deja de circunscribir a las mujeres al ámbito de lo privado, sino que también se incorpora la obligación de que mujeres y hombres participen por igual en las labores de cuido de los hijos, hijas y personas dependientes, así como en las labores domésticas" afirmó Patricia Mora Castellanos, Ministra de la Condición de la Mujer y Presidenta Ejecutiva del INAMU.

La reforma estipula que cualquiera de los cónyuges que se desempeñe exclusivamente o en una mayor proporción al trabajo doméstico no remunerado y al cuido, tendrá derecho a que estas labores se estimen como su contribución económica al sostenimiento del hogar.

"La encuesta del Uso del Tiempo del INAMU indica que las mujeres dedican 35 horas con 49 minutos al trabajo no remunerado por semana. El papel que desempeñan las mujeres en el mundo privado también es trabajo y el aporte dado no es solamente monetario ni financiero", comentó Mora.

La reforma mantiene la proporcionalidad en el sentido de que ambos cónyuges deben sufragar las necesidades y los gastos de la familia de acuerdo con sus aptitudes, posibilidades e ingresos económicos, es decir, quien gana más, aporta más.  Además, esta norma aplica también para los convivientes en unión de hecho.

"El que se mantenga la proporcionalidad refleja que aún existe una desigualdad de las brechas de ingresos entre mujeres y hombres. Por lo tanto, no es cierto que se deban asumir los gastos económicos de forma idéntica, pues hay una diferencia histórica en las posibilidades de generación de ingresos económicos entre mujeres y hombres" finalizó la jerarca.

Invitamos a la población a conocer la norma en su totalidad para que se comprenda sus alcances y no se preste a interpretaciones erróneas.