INAMU insiste en importancia del convenio OIT contra la violencia y el acoso en el mundo del trabajo

San José, 25 de junio de 2019.  El Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU) resaltó este martes la importancia de avanzar en la firma y ratificación por parte de Costa Rica del Convenio contra la Violencia y el Acoso en el Mundo del Trabajo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

El Convenio enfoca la violencia doméstica como un problema que afecta el empleo, la productividad, la seguridad y la salud, y que los gobiernos, las organizaciones de empleadores y de trabajadores pueden contribuir, como parte de otras medidas, a reconocer, afrontar y abordar el impacto de la violencia doméstica. 

La Ministra de la Condición de la Mujer y Presidenta Ejecutiva del INAMU, Patricia Mora Castellanos, enfatizó en que "las empresas pueden desempeñar un rol primordial al asumir un compromiso contra la violencia doméstica, al promover y desarrollar buenas prácticas para sensibilizar sobre este mal y tomar acciones en caso de que una trabajadora sea víctima de violencia. El ámbito laboral, donde pasamos ocho horas al día, debe ser un lugar seguro en el que las mujeres que atraviesan situaciones de violencia doméstica puedan encontrar una red de ayuda, contención y estrategias para la prevención".

Entre las medidas propuestas por el convenio para mitigar el impacto de la violencia doméstica en el mundo del trabajo, se proponen a) licencia para las víctimas de violencia; b) modalidades de trabajo flexibles para las víctimas; c) protección temporal de las víctimas de violencia doméstica contra el despido, según proceda, salvo que el motivo del mismo no esté relacionado con la violencia doméstica y sus consecuencias; d) la inclusión de la violencia doméstica en la evaluación de los riesgos en el lugar de trabajo; e) un sistema de orientación hacia mecanismos públicos de mitigación de la violencia doméstica, cuando existan, y f) la sensibilización sobre los efectos de la violencia doméstica.

El convenio es expreso y claro en señalar que la protección a las víctimas de violencia no equivale a un fuero que impedirá el despido de trabajadores cuando el motivo no esté relacionado con la violencia doméstica y sus consecuencias.

El Instituto Nacional de las Mujeres se pone a disposición de las demás autoridades públicas, organizaciones de trabajadores y de empleadores para asesorar en la redacción de la legislación necesaria para poner en práctica este necesario convenio.

"La erradicación de la violencia doméstica nos compete a todos y todas. No hay excusa válida para que el sector empresarial costarricense se declare ajeno a esta obligación. Relegar el asunto al ámbito de la familia o el derecho penal es condenar a las víctimas y cerrar los ojos ante una realidad que cobra vidas", concluyó la jerarca.