EL ESTADO FALLO

16 de junio, San José - Las vidas de las mujeres importan y el Estado tiene el deber de protegerlas. Hoy lastimosamente se confirma que el Estado no cumplió dicho deber y que nos falta una más. Desde el Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU) lamentamos el femicidio de Luany Valeria y nos solidarizamos con su familia.

El INAMU expresa su máxima preocupación por el manejo de este caso por parte de las autoridades correspondientes y exige que se esclarezca si se actuó o no con la debida diligencia, lo que constituye una obligación del Estado costarricense desde que ratificó la Convención para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Convención Belem do Pará). Este instrumento nos obliga, como Estado, a desarrollar todas las medidas requeridas a fin de responder en forma pronta y cumplida en la prevención, investigación, sanción y reparación de la violencia contra las mujeres.

Asimismo, la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha establecido que "ante un acto de violencia contra una mujer, resulta particularmente importante que las autoridades a cargo de la investigación la lleven adelante con determinación y eficacia, teniendo en cuenta el deber de la sociedad de rechazar la violencia contra las mujeres y las obligaciones del Estado de erradicarla y de brindar confianza a las víctimas en las instituciones estatales para su protección.

El INAMU también exige a las autoridades competentes en materia de investigación desarrollar de manera inmediata protocolos específicos para la investigación de casos de desaparición de mujeres de todas las edades, partiendo de que dichas desapariciones pueden configurar delitos graves como trata de personas o femicidios, como resulta en este caso.  Cada desaparición de una mujer debe ser atendida en lo inmediato. 

A lo largo de los años, desde el INAMU se han realizado esfuerzos sostenidos para instar a las comunidades, barrios y familias a mantenerse alertas y denunciar ante las autoridades policiales cualquier indicio de violencia contra las mujeres y las niñas. Pero ese esfuerzo de las personas, familiares, vecinos y vecinas de poco sirve si no recibe respuesta pronta y cumplida de parte de las autoridades competentes. Es por lo que hoy exigimos que se esclarezca lo sucedido y se sienten las responsabilidades del caso.

Como Secretaría Técnica del Sistema Nacional para la Atención y Prevención de la Violencia contra las Mujeres y en coordinación con las entidades que lo conforman, presentaremos instancia ante las autoridades competentes con el fin de solicitar que se investiguen los hechos denunciados y se sienten las responsabilidades del caso, reiterando en la necesidad de que estos hechos no se repitan.