SENTENCIA MARCA HITO HISTÓRICO LATINOAMERICANO

23 de junio, 2021. San José- Las juezas Laura Chinchilla Rojas, Maureen Sancho González y Katherine Chávez Alvarado le impusieron a Randall Garita Oviedo (el imputado) una pena de 39 años de cárcel (35 años por homicidio calificado por alevosía, 3 años por desobediencia y un año por portación ilegal de arma), pena readecuada a 35 años de prisión. En esta sentencia se acogió totalmente la tesis del equipo legal de la Delegación de la Mujer del Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU), parte querellante en este proceso, y que consideró que la violencia sistemática contra las mujeres constituye alevosía en un homicidio.

La sentencia de las juezas representa un hito histórico en América Latina, esto porque, a pesar de que el crimen no fue calificado como femicidio, se logró probar que la muerte de Eva fue por ser mujer.

"Esta sentencia es histórica en la región y nos permite evidenciar que la violencia contra las mujeres es un acto machista, que debemos seguir trabajando fuertemente para erradicarlo. Hoy se logró probar un homicidio calificado por alevosía, es decir, quedó demostrado que el imputado actuó sobre seguro, después de mantener por mucho tiempo el control sobre el comportamiento y las decisiones de Eva y que el homicidio fue el resultado de una cadena sistemática de agresiones que él venía perpetrando en contra de ella", mencionó Marcela Guerrero Campos, ministra de la Condición de la Mujer y presidenta ejecutiva del Instituto Nacional de las Mujeres, INAMU.

En palabras de las juezas, las conductas machistas y violentas sufridas por Eva Morera Ulloa desde sus 13 años, cuando el imputado ya era mayor de edad, forman parte del contexto que tomó en cuenta el Tribunal Penal como eje transversal de esta sentencia condenatoria.