Ana Rosa Chacón

mujer1

Nació en la ciudad de San José en 1889. Sus estudios los realizó en el Colegio Superior de Señoritas donde obtuvo su título en Pedagogía y Educación Física en 1907.

Estudió los métodos más modernos de cultura física para la infancia y juventud, llevándolos a la práctica mediante propuestas en las que los movimientos rítmicos y la danza para un desarrollo armónico del cuerpo, el funcionamiento de los órganos internos y el culto por la belleza plástica.

Ocupó la secretaría de la Liga Feminista, para contarse entre las filas de esta organización como una aliada contribuyendo con su inteligencia y voluntad, a modificar las condiciones sociales que eran un obstáculo al propósito fundamental del feminismo: la emancipación de la mujer.

Este grupo femenino estuvo dispuesto a invadir el terreno de la polémica y a quebrar lanzas en pro de las justas aspiraciones, que mantenían en el mundo y en sus programas, centenares de mujeres luchadoras.

Su firma apareció al pie de los escritos que presentó al Congreso de Costa Rica, en demanda del voto, como justo reconocimiento al derecho de las mujeres a intervenir en los problemas de carácter colectivo.

Se destacó en las jornadas cívicas y en la revolución de 1948, donde comunicó su espíritu disciplinario al grupo denominado 15 de mayo, que nació después de las manifestaciones públicas donde grandes grupos de mujeres demostraron su valor ciudadano. La tribuna, la prensa y la radio transmitieron sus opiniones.

También, tomó parte activa en la política del Partido Liberación Nacional, que postuló a José Figueres Ferrer para presidente de la República. Del seno de esta agrupación política, Ana Rosa Chacón salió electa diputada ante la Asamblea Legislativa junto con María Teresa Obregón y Estela Quesada Hernández, durante el período comprendido del 8 de mayo de 1954 al 8 de mayo de 1958, convirtiéndose en las primeras mujeres en ocupar una curul en nuestro país.

Murió en la ciudad de San José el 21 de marzo de 1985.


Siguiente

El contenido web seleccionado ya no existe.