PROPÓSITO

Incidir en los procesos de socialización, construcción de identidades y proyectos de vida en la niñez y la adolescencia, a fin de generar las condiciones de igualdad y equidad de oportunidades y derechos para las niñas y las adolescentes.

PREMISAS

En la niñez y la adolescencia se inician dos procesos claves: la construcción de identidades y proyectos  de vida. En esta medida, resulta  de vital importancia priorizar acciones en este período de vida, que posibiliten cambios en los patrones socioculturales para la igualdad y la equidad entre los géneros.

En la construcción de identidades y proyectos de vida durante la niñez y la adolescencia, intervienen una serie de factores sociales, culturales y políticos, que demandan abordajes que rescaten como ejes centrales la diversidad y la especificidad de situaciones en que se desenvuelven las niñas y adolescentes.

La búsqueda de la igualdad y equidad de oportunidades y derechos para las niñas y las adolescentes, implica, necesariamente, la generación de condiciones que les permitan resignificar sus identidades para la construcción de proyectos de vida autónomos.

En la construcción de proyectos de vida tanto hombres y mujeres deben resignificar y replantearse el ejercicio de maternidades y paternidades de manera que responda a intereses personales, más que a mandatos sociales limitantes y estereotipantes.OBJETIVO GENERALPromover políticas públicas para la igualdad y la equidad de oportunidades y derechos de las niñas y adolescentes, sustentadas en patrones socioculturales que favorezcan la igualdad y la equidad entre los géneros en los procesos de socialización, construcción de identidades y proyectos de vida.
ENFOQUES DE TRABAJO

La niñez y la adolescencia son etapas de la vida muy importantes en el desarrollo de las personas, porque es el momento donde se plantean proyectos de vida propios, apoyándose en los insumos psicológicos y sociales que se obtuvieron en el crecimiento previo, por lo que el apoyo y apertura que las instituciones sociales brinden a las adolescentes es fundamental; ofreciendo oportunidades para desarrollar capacidades, fortaleciendo la seguridad personal para identificar metas y construir caminos para lograrlas, para tener acceso a servicios y opciones formativas y laborales sin discriminación y a llevar a cabo proyectos de vida autónomos.

De esta manera, el trabajo que se realiza se encuentra direccionado por 3 enfoques: el enfoque de género, el enfoque generacional y enfoque de derechos humanos:

Enfoque de Género: este enfoque reconoce la existencia de relaciones desiguales entre mujeres y hombres y por lo tanto, busca la transformación para alcanzar la igualdad y equidad.

Para lograr esta transformación deben revisarse aquellas estructuras socioculturales que han impulsado relaciones asimétricas y oportunidades diferenciadas entre hombres y mujeres.

"El ejercicio histórico del poder de los hombres hacia las mujeres, no es más que una expresión de un régimen opresivo que ha podido consolidarse a partir de múltiples discursos y mitos sociales, que afirman la inferioridad de aquellas como una condición intrínseca a su "naturaleza" femenina. Es precisamente esta naturalización lo que permite mantener ocultos los hilos de arbitrariedad e injusticia que subyacen en ella" (Fundación PROCAL, 2003:27)

Aún a pesar de que en la actualidad se han producido algunos cambios en las relaciones de poder entre hombres y mujeres, esto no significa que se ha  logrado eliminar la inequidad, la cual sigue presente en las relaciones cotidianas. Por lo tanto, trabajar desde un enfoque de género significa cuestionar y reconstruir las masculinidades y feminidades, para eliminar las relaciones opresivas y excluyentes y para que estas nuevas identidades se construyan a partir de valores compartidos como la solidaridad, el respeto mutuo, el respeto a la vida y  a la diversidad.

Enfoque Generacional: parte del reconocimiento de las desigualdades entre las personas por su edad, principalmente entre las personas adultas y las personas menores de edad. Las diferencias de edades crean situaciones de poder de unas personas sobre otras lo que constituye el fundamento central del "adultocentrismo".

Desde este enfoque, se parte de la existencia de grupos generacionales con intereses y necesidades específicas, que como tales deben reconocerse en su singularidad, sin que eso signifique anulación, imposición o exclusión.

Es urgente generar las condiciones necesarias para propiciar relaciones de respeto y colaboración entre las personas adultas y las menores de edad, para encontrarse en las diferencias y similitudes mediante el diálogo y apoyo respetuoso. Esto significa reconocer a estas personas como sujetas de derechos y la responsabilidad de las personas adultas de crear las condiciones para su pleno ejercicio.

Enfoque de Derechos Humanos: parte de reconocer a las niñas, niños y adolescentes como sujetos de derechos y responsabilidades, según su desarrollo, e independientemente de su situación socioeconómica. Dicho reconocimiento está regido por el interés superior de las personas menores de edad.

Este enfoque permite cuestionar a la sociedad en tanto su accionar ha estado regido fundamentalmente por el mundo de las personas adultas, negándole a las personas menores de edad sus posibilidades de opinar y tomar decisiones sobre su propia vida, privilegiando las relaciones asimétricas, opresivas y excluyentes. Esta situación  invisibiliza a las personas menores de edad como sujetas de derechos.

Esta negación de derechos se fundamenta en la subordinación ante las personas adultas: padres, madres, docentes, religiosos y religiosas, policías, personal médico y otras. Esta posición llevó a considerar a las personas menores de edad como objetos a los cuales se debe intervenir para proteger y no como sujetas de derechos y responsabilidades.

A esta posición se le denomina "adultocentrismo", y se entiende como una práctica que propicia la indefensión y dependencia de las personas menores de edad, al asumir las personas adultas el derecho a opinar, pensar y decidir por ellas. Esta actitud coersiona a las personas menores de edad  su capacidad para pensar, actuar, expresarse y a tener una voz efectiva sobre asuntos relacionados con su propia vida.

El enfoque de derechos humanos promueve la participación activa y protagónica de las niñas, niños y adolescentes ya que permite las siguientes condiciones:

Reconocer su derecho a pensar, actuar, a expresarse libremente y a opinar sobre asuntos que le concierne.

Reconocer sus capacidades para opinar, analizar, criticar y proponer en los espacios donde se desenvuelven: pares, escuela, comunidad, familias.

Reconocer sus libertades individuales y respetar sus opiniones, o la posibilidad de disentir del criterio de las personas adultas.

Reconocer su capacidad para decidir por sí mismas, participar y organizarse, con el fin de incidir positivamente en la formación de una conciencia responsable y crítica y en una preparación como ciudadanas y ciudadanos, para el ejercicio de la libertad y la democracia.


Para poder partir de este enfoque debe abandonarse la visión estigmatizante de la niñez y la adolescencia como problemáticas y por el contrario, visibilizarles como personas con potencial para la toma de decisiones y para participar en la construcción de sus proyectos de vida y para aportar en el desarrollo de sus comunidades y sociedades.

QUE HACE EL ÁREA

El equipo técnico del Área ha venido sembrando sus esfuerzos en tres ejes operativos:

Equidad e igualdad para las niñas

  •         Página web infantil
  •         Promoción de la Igualdad de Oportunidades para las niñas
  •         Erradicación del abuso sexual y el embarazo infantil


Adolescencia y juventud

  •         Adolescentes embarazadas y madres
  •         Prevención de la violencia en el ámbito educativo


Corresponsabilidad social en el cuido

  •         Divulgación y capacitación sobre la Ley de Paternidad Responsable
  •         Promoción de cambios socioculturales para una corresponsabilidad social en el cuido de personas con algún grado de dependencia

Dirección:

Granadilla Norte, 100 mts. este del Taller Wabe, San José

Apartado:

59-2015 Registro Público

Teléfonos:

(506) 2527-8400 / Fax: 2283-0657

Horario de atención:

8:00 a.m. - 4:00 p.m.

Correo Electrónico:

adolescencia@inamu.go.cr

El contenido web seleccionado ya no existe.