Encuesta confirma que trabajo doméstico no remunerado está en manos de mujeres

$alt

"El trabajo doméstico no remunerado constituye una carga desproporcionada para las mujeres y en la práctica, es un subsidio invisible al sistema económico. Por semana, las mujeres aportan 22 horas más que los hombres, lo que evidencia una clara división sexual del trabajo y la brecha de género en la distribución y uso del tiempo entre mujeres y hombres" con estas palabras inició Alejandra Mora Mora, ministra de la Condición de la Mujer y Presidenta Ejecutiva del Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU), la conferencia de prensa donde se dieron a conocer los resultados generales de la Encuesta Nacional de Uso del Tiempo (ENUT) 2017.

El tiempo que las mujeres dedican al trabajo doméstico no remunerado (TDNR) es de 35:49 horas semanales, mientras que los hombres destinan 13:42 horas en promedio. Mientras en la zona urbana las mujeres utilizan cerca de 20 horas más de tiempo social al TDNR que los hombres, en la rural son 26 horas. 

 "El trabajo doméstico y de los cuidados es fundamental para el bienestar de las familias y el desarrollo económico del país.  Gracias a él, nuestro sistema económico cuenta con una fuerza de trabajo alimentada, higienizada, con viviendas limpias y ordenadas, con atención emocional y afectiva, con cuidados hacia las niñas y niños y las personas adultas mayores, personas parcial o totalmente dependientes" enfatizó la Jerarca. 

La preparación y servicio de alimentos es la actividad a la cual las mujeres le dedican más tiempo a la semana, las mujeres realizan esta labor casi 4 veces más que los hombres. La segunda actividad a la que se destina más tiempo es la limpieza y mantenimiento de la vivienda al dedicarle las mujeres 9 horas semanales, comparadas con 03:37 horas por parte de los hombres.

La Carga Global de Trabajo contempla el tiempo utilizado en trabajo doméstico no remunerado y el trabajo remunerado. Datos arrojados por la Encuesta evidencian que la Carga Global de Trabajo es mayor para las mujeres (69:53 horas) respecto a los hombres (62:56 horas), con una diferencia aproximada de 7 horas.

 "Sin este aporte nuestro sistema económico entraría en serias dificultades y siendo conscientes de esta realidad es que nos hemos dado a la tarea de colocar este tema en la agenda pública y política de Costa Rica. Sin embargo, todavía nos falta camino por recorrer. Tenemos que contabilizar el trabajo doméstico no remunerado que hacen los hogares de Costa Rica y expresarlo en una Cuenta Satélite que indique en términos porcentuales, con respecto al PIB, el aporte que este tipo de trabajo da al desarrollo económico del país y al bienestar de las familias. Nuestro gran desafío es que esta información sirva para la elaboración de políticas públicas basadas en evidencia científica." finalizó Mora.