INAMU celebra la no discriminación

mujer1

"A partir de hoy nuevas formas de entender jurídicamente la dignidad se abre para el país y la Región donde la orientación sexual no puede ser considerado como argumento legítimo para negar o limitar derechos humanos y que, por el contrario, merece reconocimiento, respeto, lucha y garantía." con estas palabras se refirió Alejandra Mora Mora, ministra de la Condición de la Mujer y Presidenta Ejecutiva del Instituto Nacional de las Mujeres, INAMU, al conocer lo establecido por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

El pasado 18 de mayo del 2016 el Estado de Costa Rica, como miembro del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, solicitó a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, una Opinión Consultiva acerca del reconocimiento del cambio de nombre de las personas, de acuerdo con la identidad de género de cada una y sobre el reconocimiento de los derechos patrimoniales derivados de un vínculo entre personas del mismo sexo. La competencia consultiva de la Corte IDH, ostenta de una base normativa otorgada por la Convención Americana de Derechos Humanos, y se ha consolidado como un mecanismo de construcción jurisprudencial para la región interamericana.

Los términos de la respuesta a la opinión consultiva sobre los derechos acerca de la población LGTBI e igualdad y no discriminación a parejas del mismo sexo, así como el reconocimiento que hizo la Corte Interamericana reiterando que la Convención Americana no protege un determinado modelo de familia y que por el contrario, la definición misma de familia no es exclusiva de aquella integrada por parejas heterosexuales, sino que el vínculo familiar puede derivarse de la relación de una pareja del mismo sexo protegido así por la Convención Americana.

Ante este panorama, podemos concluir que el reconocimiento y tutela jurídica a la diversidad de orientación sexual, familias, vínculos jurídicos y la progresividad del derecho son de aplicación y acatamiento obligatoria para el país, como respuesta a la efectiva garantía de los derechos humanos y dan cuenta del valor del control de convencionalidad.

Lo dictaminado por la Corte es un paso trascendental en la historia de los derechos humanos, reivindicándolos y llamando a dejar de lado la violencia estructural, los estereotipos y la discriminación que a lo largo de los años ha sufrido una parte importante de la población.