Salario escolar es un derecho de hijos e hijas

mujer1

Durante el mes de enero, las personas con obligación alimentaria deben realizar el pago por concepto de salario escolar y, de esta manera, cumplir con las responsabilidades educativas de sus hijos, hijas y adolescentes.

Independientemente de si la persona con obligación alimentaria recibe o no salario escolar, debe -durante el mes de enero- debe asumir lo que corresponda respecto a los costos que se derivan del ingreso a clases. De ahí la obligación de cumplir con el pago del salario escolar, según lo establece la normativa vigente, a saber, el Código de Niñez y Adolescencia, el artículo 14 de la Ley de Pensiones Alimentarias, directriz Nº 30955-MCM-H-MTSS: Regulación sobre el acceso de los acreedores alimentarios al salario escolar de los servidores públicos y la Ley N°8682 Promoción del Salario Escolar en el Sector Privado.

Para Alejandra Mora Mora, Ministra de la Condición de la Mujer y Presidenta Ejecutiva del Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU), el salario escolar debe preverse cada año.

"Así como mes a mes se requiere comida, cuido, artículos de higienes personal, entre otros, todos los años están los gastos de la educación propios del inicio del curso lectivo que deben ser planificados para enero. Cada año, antes del inicio del curso lectivo, las niñas, niños y adolescentes requieren del salario escolar para suplir las necesidades y puedan estudiar. Es un derecho que tienen los hijos e hijas y una obligación que tiene ambos progenitores", destacó la Ministra.

Técnicamente, el salario escolar es producto de una retención mensual al salario ordinario que se paga en enero. A quienes no se les reduce de planilla el bono escolar, deben tomar las previsiones del caso para cancelarlo cada año.

Las personas deudoras alimentarias, sean del sector público o privado, deben cancelar el bono escolar en los períodos que les corresponde. En este caso concreto, debe depositarse en este mes de enero, antes del ingreso a clases.