INAMU apoya a víctima de acoso callejero que perdió a su bebé

mujer1

Ningún tipo de violencia contra las mujeres, incluido el acoso callejero, debe quedar impune. Es por eso que desde el Instituto Nacional de las Mujeres se celebra la investigación que inició el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) contra uno de sus funcionarios que, en apariencia, acosó a una mujer en la vía pública; esa mujer estaba embarazada y producto de una golpiza se sospecha que perdió a su bebé.

Por tal situación y ante las noticias generadas en los últimos días, la Dirección de Protección y Seguridad Institucional del ICE, a través del área de Investigaciones, procedió con las averiguaciones correspondientes por lo que se está a la espera de un informe para analizar la apertura de un procedimiento ordinario disciplinario y la imposición de las eventuales medidas disciplinarias.

La violencia contra las mujeres tiene muchas formas, una de ellas es el acoso callejero, el cual se dirige hacia el cuerpo de las mujeres cuando transitan por la calle, cuando utilizan el transporte público, cuando están en un parque. No importan si la mujer viste con ropa ajustada o floja, lleva enagua, pantalón o vestido, es alta, pequeña, delgada, gruesa, adolescente, joven o adulta.

"Esta forma de violencia invade la intimidad, el cuerpo y la integridad de las mujeres y no podemos ni debemos ver estas actitudes machistas como normales y permitidas", comentó Alejandra Mora Mora, Ministra de la Condición de la Mujer y Presidenta Ejecutiva del INAMU.

Caminata

Dentro de las actividades organizadas para conmemorar el 8 de marzo sobresale la Caminata: "Las calles también son nuestras", que se llevará a cabo el próximo martes a las 5 de la tarde. L cita es al costado sur del Banco Central, sobre el Boulevar de la Avenida Central.

"Queremos que hombres y mujeres comprometidos nos reunamos y caminemos libremente, sin temores, exigiendo espacios seguros para las mujeres, espacios libres de acoso y de cualquier tipo de violencia machista", destacó Mora.

Finalmente, la Ministra recordó que la violencia es una decisión, no es una acción impulsiva o que no se pueda controlar. "Cuando yo decido arreglar mis conflictos, manejar mi ira y mi dolor a través de la fuerza es cuando surgen los problemas; la violencia es una violación a la integridad y a la vida humana y nos tiene que importar a todas y todos", concluyó la jerarca.