Superávit del INAMU financiará ideas productivas de más de 1000 mujeres en condición de pobreza

mujer1

Utilizar los fondos públicos de los y las costarricenses tal y como lo señala la ley. Esa fue la premisa que prevaleció entre las autoridades actuales del Instituto Nacional de las Mujeres (INAMU), cuando se tomó la decisión de no aprobar la transferencia de recursos para 38 proyectos que habían sido autorizados por la anterior presidenta ejecutiva de la Institución y que se financiaban con el superávit institucional.

"La eficiencia y eficacia en el manejo de la administración del presupuesto son el norte de esta administración en el marco de los principios de transparencia y rendición de cuentas. He asumido con toda la seriedad y rigurosidad el análisis del presupuesto extraordinario alimentado del superávit institucional, con el fin de cumplir de la mejor manera con una gestión que realmente permita asumir los mandatos de ley como ente rector estatal encargado de la protección de los derechos de las mujeres y con la clara visión de que los dineros existentes en el INAMU deben ser prontamente invertidos en la ampliación y diversificación de los servicios institucionales existentes, pero respetando  el marco de las competencias institucionales y el control de legalidad", comentó Alejandra Mora Mora, Ministra de la Condición de la Mujer y Presidenta Ejecutiva del INAMU. 

Proyecto dudoso

A pesar de que el proyecto de la transferencia de recursos con superávit institucional que ideó la Administración anterior para financiar proyectos sociales de Organizaciones No Gubernamentales, Fundaciones y Asociaciones cuenta con el aval de la Contraloría General de la República, la misma Contraloría señaló que la aprobación de los recursos no significa un aval a los proyectos.

Además, enfatiza que la aprobación se refiere únicamente al contenido presupuestario e indica que la ejecución presupuestaria debe realizarse apegada a la normativa técnica y jurídica existente.

Errores encontrados

Dentro de las inconsistencias encontradas en el plan de transferencia de la anterior administración sobresale que la Ley de creación del INAMU y la normativa de los entes receptores no otorga la autorización al Instituto para la transferencia de recursos a terceros. A ello se suma la ausencia de línea base de cada uno de los proyectos, carencia total en las funciones de acompañamiento y seguimiento de propuestas, delegación de funciones irregulares, así como duplicidad de competencias y acciones institucionales.

Además, ningún proyecto contaba con un expediente que explicara objetivos, metas, plazos de ejecución, forma de ejecución de los recursos, estudios de factibilidad, se desconoce cuáles fueron los parámetros seguidos para elegir cada propuesta y asignarle presupuesto.

De acuerdo con la normativa existente, el uso del superávit institucional solo puede ser empleado en actividades ordinarias de la institución, donde se atienda el interés de la colectividad, el servicio público y los fines institucionales.

"Ninguna de las propuestas presentadas  corresponde a la actividad ordinaria del INAMU, ya que algunos proyectos hacían referencia a compra de mamógrafos, siendo esto competencia de la Caja Costarricense de Seguro Social, la construcción de un albergue para trata de personas cuya responsabilidad es de la Coalición Nacional Contra el Tráfico Ilícito de Migrantes y la Trata de Personas y la compra de implementos deportivos que es una tarea propia del Instituto Costarricense del Deporte (ICODER) y las asociaciones deportivas", enfatizó la Ministra.

"Finalmente, y a pesar de que se revisó exhaustivamente el Informe de Gestión de la Presidenta Ejecutiva saliente, no se logró encontrar información que justificara técnicamente el plan de ejecución del superávit. Además, en el Plan Operativo Institucional no fueron incluidos los recursos para la ejecución de dichos proyectos por lo que, no es conveniente continuar con las iniciativas de proyectos o acciones establecidas en las fichas de proyectos aprobados en la Administración anterior", puntualizó la Ministra.

Nuevo plan

Sobre la base de los hechos expuestos, la Junta Directiva revocó el plan de inversión y decidió un nuevo plan basado en el marco de un mecanismo legal existente en la Ley de Creación del INAMU denominado Fondo de fomento de actividades productivas y de organización de las mujeres (FOMUJERES).

Este plan contempla dos acciones: inyectar hasta 500 millones de colones adicionales a la I convocatoria de FOMUJERES y crear un nuevo fondo que beneficiará a más de 1200 mujeres con pequeños emprendimientos.

"FOMUJERES se realiza por concurso público dirigido sectorialmente a las mujeres que cuentan con pequeños emprendimientos y capacitación por parte del IMAS, clasificadas en pobreza extrema y pobreza y que no han podido recibir los montos para llevar a cabo sus emprendedurismos. Para el logro de este acuerdo se suscribirá un convenio con el IMAS, en cuyo proceso pasamos de 38 proyectos a más de 1200 mujeres beneficiadas directas", puntualizó la Ministra Mora.

Por su parte, Carlos Alvarado Quesada, Ministro de Desarrollo Humano e Inclusión Social explicó que "esta coordinación se enmarca dentro de la estrategia de erradicación de la pobreza extrema del Consejo Social Presidencial través de la articulación de las instituciones." 

Estas mujeres que recibirán capital semilla por parte del INAMU fueron ya capacitadas por el IMAS para desarrollar su proyecto productivo y se les dará seguimiento, enfatizó Alvarado.

"No estamos gastando recursos, ahora estamos invirtiendo en las mujeres", finalizó la jerarca, Alejandra Mora.