Anna Gabriela Ross

mujer1

Sólo quien es firme se abre nuevos horizontes, así como aquel que pone la semilla en tierra fértil.

Luchadora incansable, médica, funcionaria pública, administradora, madre, mujer de contagiosa alegría y permanente optimismo por la vida. Se preocupó profundamente por los aspectos sociales de Costa Rica, en función de mejorar las condiciones en la salud pública y en otros aspectos de las personas necesitadas.

En 1979 fue directora del Centro de Salud de San Pedro de Poás; directora del Centro de Salud de Guadalupe (1979-1983); asesora del Ministerio de Salud en Atención Primaria (1980); subjefa de Servicios de Salud en la Región Sur (1986-1989) y directora General de Salud (1989-1990).

Realizó acciones en favor del desarrollo de comunidades que estaban en el abandono, así como, grandes esfuerzos por la salud preventiva y los controles epidemiológicos. Se abocó a crear ambientes salubres, como fue el caso en las fiestas de Zapote, donde procuró la existencia de servicios sanitarios, agua para lavado de manos y jabón, locales comerciales con grifos de agua, recipientes de basura con tapa; urnas protegidas contra el polvo y los insectos; mostradores impermeables, locales de alimentos con refrigerador, colocación de basureros en pasillos, vendedores con gabachas y cubre pelo, así como, el carné de salud al día.

También creó parámetros de limpieza y exigió su cumplimiento. De igual forma, insistió y logró la colocación de servicios sanitarios en los edificios públicos, supermercados, iglesias y bancos. La Dra. Ross impulsó operativos para el decomiso de pólvora, sobre todo por el saldo de niños quemados, en esta lucha participó para lograr la prohibición de la venta a personas menores de edad por parte de cualquier local comercial.

En su paso por el Ministerio de Salud se caracterizó como fiel defensora a ultranza de la atención primara en salud. Como jefa de la Región Central resolvió problemas de contaminación fecal en las aguas, luchó por disminuir el porcentaje de casos de parasitosis y visibilizó el riesgo que tenían ciertas poblaciones.

Entre 1994-1998 se desempeñó como Presidenta Ejecutiva de Acueductos y Alcantarillados, siendo la primera mujer en ocupar ese puesto y la única hasta el momento en tener esa responsabilidad. Desde esa posición ejecutó acciones para la utilización racional del recurso hídrico.

Por sus méritos, recibió en 1996 el Premio Nacional de Salud "Dr. Arturo Romero López", otorgado por la Asociación Costarricense de Salud Pública (ACOSAP). Fue designada en 1995,1996 y 1997 mejor Presidenta Ejecutiva de la Institución Autónoma, otorgado por la prensa nacional, reconocimiento que no se le ha brindado a otra mujer dentro de la función pública; también fue catalogada por la prensa como la mejor funcionaria de la Administración Figueres Olsen.

En 1992 recibió "honor al Mérito" otorgado por la Federación de Mujeres Profesionales y de Negocios de Costa Rica, por su destacada labor en el campo de la salud. La Cámara Nacional de Comerciantes Detallistas, la hace merecedora en 1988 y 1999 de "Honor al Mérito" por su desempeño como funcionaria pública y constante colaboradora de la Cámara.

Dentro del marco de celebración del 147 aniversario del Colegio de Médicos y Cirujanos, recibió el reconocimiento como médica destacada 2004.

Como homenaje póstumo y en reconocimiento a su labor en el campo de la salud, la Escuela de Economía de la Universidad de Costa Rica, inauguró la Cátedra en Economía para la Salud "Dra. Anna Gabriela Ross".

Ingresó a la Galería de la Mujer en la edición del año 2004.


Siguiente