Yadira Calvo Fajardo

mujer1

Nació en un pequeño pueblo, Tucurrique, ubicado al este de la provincia de Cartago, hace más de 60 años. Ahí cursó los primeros años de la escuela primaria. Cuando estaba en primer grado, el maestro puso de tarea estudiar un texto para leerlo en clase; al día siguiente, Yadira lo leyó perfectamente de corrido. Tal fue la sorpresa del maestro que le dijo: "usted no está leyendo, se lo aprendió de memoria".La niñita, con tan solo 7 años, replicó que no era así

Yadira aprendió a leer muy pequeña, cuando curioseando la revista cubana "Sucesos" preguntó a su hermano que qué decía uno de los grandes titulares.

Con esa pequeña explicación, comenzó a identificar los sonidos y cuando llegó a la escuela leía de corrido.

"El descubrimiento de la lectura fue el hallazgo de una mina: goce, aprendizaje, fantasía, reflexión, vida interior y también malestar (...) La idea de que mi sexo se estimara inferior me resultaba, y me sigue resultando intolerable (...) El caso es que leyendo y leyendo llegué a otro descubrimiento que mi malestar no era individual: era colectivo, y lo compartían muchas mujeres y algunos hombres".

Cuando Yadira tenía nueve años, su familia se fue a vivir a San José, para que pudieran seguir estudiando, ahí nuestra autora terminó la primaria. Luego, continúo la secundaria en el Colegio Napoleón Quesada en Guadalupe. Cursaba el tercer año y la profesora de español, pidió a los estudiantes que hicieran una composición. Al devolver los trabajos, la redacción de Yadira tenía un cero como nota. La profesora no podía aceptar que esa jovencita escribiera tan bien y pensó que era un plagio. La joven elevó el asunto a la dirección de Colegio, que en ese entonces estaba en manos de Don Napoleón Quesada, sabio director que comprobó inmediatamente las dotes de escritora de Yadira, con quien entabló gran amistad, a partir de ese incidente.

Al terminar su bachillerato, estudió educación en la Escuela Normal de Heredia y más tarde, filología en la Universidad de Costa Rica. Por más de tres décadas ejerció la docencia, primero en secundaria y luego en varias universidades del país.

Su primer libro acerca de la desventajosa condición de la mujer en la sociedad patriarcal, Mujer víctima y cómplice, se publicó en 1982, con el sello de la Editorial Costa Rica. Desde entonces no ha dejando de escribir

 "porque la palabra es poderosa y con ella se puede cambiar la vida de hombres y mujeres".

De los distintos géneros literarios, Yadira escogió el ensayo

 "porque me permite debatir, refutar y plantear nuevas ideas".

Sus libros y artículos no pasan inadvertidos, siempre crean polémica, están muy bien fundamentados y extraordinariamente bien escritos. Yadira investiga mucho cuando escribe un libro, basta leer Literatura, mujer y sexismo, Las líneas torcidas del derecho, De diosas a dragones, A la mujer por la palabra o La canción olvidada, por citar algunas de sus obras, en las que se disfruta de su erudición, del extraordinario manejo del lenguaje y del fino humor con que matiza lo provocador de sus ideas y reflexiones.

La autora es una mujer bajita, delgada, de sonrisa pronta y de gran calidez, pero sobretodo posee una amplia, profunda y aguda inteligencia. Le gusta la jardinería, una buena conversación, caminar e investigar; le apasionan las nuevas ideas y sobretodo escribir

 "lo hago todos los días, no descanso ni los domingos y ahora que estoy pensionada tengo tiempo para hacerlo".

El criterio y la opinión de Yadira es de consulta obligatoria para cualquiera que trate la temática de mujer en una tesis de grado o de posgrado, en un libro, en un artículo o en un proyecto, y ella, siempre generosa con su conocimiento y su tiempo, recibe a las personas en su casa, lee sus trabajos con mucho interés y dedicación, luego los devuelve con recomendaciones, consejos y sugerencias.

Sigue siendo una profesora epistemológicamente consolidada y humanamente comprometida.

Ella ha escrito gran cantidad de artículos para revistas y periódicos dentro y fuera del país y su trabajo ha sido galardonado en múltiples oportunidades. También ha producido de programas de radio, ha ejercido como corresponsal de Fempress y colaborado con del Servicio de Noticias de la Mujer (SEM).

Yadira Calvo conmocionó al país con su primer libro y de ahí en adelante no ha cejado en sus luchas en pro de los derechos de la mujer. Hoy, la sociedad costarricense le debe muchas de las conquistas obtenidas en este campo gracias a que su palabra provoca cambios en el paradigma patriarcal, debido a la lucidez de su pensamiento y a la valentía de su pluma.

Ingresó a la Galería de la Mujer en el año 2005.


Siguiente