María Eugenia Vargas Solera (1922)

mujer1

Jueza y educadora

Ingresa a la Galería de las Mujeres (Edición 2006) por su trayectoria de vida, y por ser una mujer destacada en la vida nacional, que provocó ruptura y abrió brecha en el Poder Judicial, siendo la primera jueza de personas menores de edad en el país.

Nació en San José el 13 de junio de 1922. Cursó sus estudios primarios en la Escuela República Argentina de Barrio México y la educación secundaria en el Colegio Superior de Señoritas, donde obtuvo su título de Bachiller en Ciencias y Letras. La educación superior la realizó en la Universidad de Costa Rica, donde obtuvo, en 1948, la Licenciatura en Derecho; y al año siguiente, el de Notaria Pública. También obtuvo el título de profesora de Educación Cívica. En el año 1950 representó a Costa Rica en el Congreso de la Comisión Internacional de Mujeres en El Salvador, al lado de María Teresa Obregón de Dengo, Guillermo Villalobos y Estela Quesada.

Participó en la redacción de documentos para instruir a las mujeres en el ejercicio del sufragio, que por primera vez tenía el país, iniciativa del Comité de Cooperación de Costa Rica a la Comisión Internacional de Mujeres. Mediante beca de las Naciones Unidas, llevó a cabo en 1954 estudios especiales en el campo de la Delincuencia de Menores, en Montevideo, Uruguay y Buenos Aires, Argentina; al año siguiente formó parte del equipo redactor del Proyecto de ley de la Jurisdicción Tutelar de Menor. Además, fue profesora de Educación Cívica y participó en el Seminario Nacional de Educación Obrera dirigido a capacitar dirigentas sindicales de las organizaciones obreras democráticas.

Ejerció el cargo de Jueza Penal y Jueza Tutelar de Menor en la provincia de San José. Asistió a la Reunión de Juristas Especializados en Derecho de Familia y Menores, para preparar Xl Congreso Panamericano del Niño de la Comisión Internacional del Niño, Quito, Ecuador. En 1960 fue invitada por el Departamento de Estado de los Estados Unidos de América, para conocer y observar el trabajo del Juzgado de Familia y de Menores, centros de menores, grupos voluntarios, y actividades de prevención de la delincuencia. Participó en el proyecto "muchacha Levántate", con el fin de descubrir y potenciar en los grupos de mujeres, habilidades laborales a desarrollar para el mejoramiento de su calidad de vida.

Entre sus artículos escritos se encuentran los de delincuencia juvenil, sobre la mujer en la vida pública, prevención de la discapacidad, autoestima, temas religiosos, entre otros.

María Eugenia Vargas no sólo fue una mujer muy destacada en la vida nacional, por ser la primera Jueza del Poder Judicial, sino, porque participó en la redacción de proyectos de ley como: Jurisdicción Tutelar de Menores, Código de Familia (vigente), Código Penal; Igualdad de Oportunidades para las personas con discapacidad (vigente); Colegio de Terapeutas en Ciencias de la Salud (presentado a la Asamblea Legislativa.

Además, ha desempeñado puestos como: Asesora Legal de la Comisión Nacional sobre Alcoholismo, Profesora de Riesgos Profesionales, Tutelar de Menores y de Familia en la Escuela de Derecho de la Universidad de Costa Rica; Directora Administrativa de Recope; Presidenta de la Asociación de Industrias de Buena Voluntad; Miembra del Consejo Directivo del Consejo Nacional de Rehabilitación y Educación Especial; miembra del Consejo Directivo del Consejo Nacional de Rehabilitación y Educación Especial; y Vicepresidenta del Grupo Latinoamericano de Rehabilitación con sede en Bogotá, Colombia.

Al ser Presidenta de la Fundación Otto Solera, obtuvo el Premio de la Defensoría de los Habitantes por el aporte a la mejor calidad de vida del costarricense 2003. Por su trabajo en el campo judicial y cívico recibió en 1990, un homenaje de la Comisión Interamericana de Mujeres. Cuatro años después, recibió el premio internacional a la "Mejor Servidora" de Good Hill Internacional, Oklahoma, Estados Unidos. El Consejo Universitario de la Universidad Santa Paula le concedió el título "Doctor Honoris Causa en Desarrollo Humano" en el año 2006. En ese mismo año, la Corte Suprema de Justicia le confirió un reconocimiento especial por haber sido la Primera Jueza del Poder Judicial.

Además, el Colegio de Abogados y Abogadas colocó, en el año 2007, su retrato junto al de Ángela Acuña Braun (primera abogada) y Virginia Martén Pagés (primera mujer notaría pública), por ser la primera Jueza del Poder Judicial y primera mujer abogada en la Junta Directiva del Colegio de Abogados.

Desde su ingreso a la Galería de las Mujeres, María Eugenia Vargas ha continuado con su trabajo en la Fundación Otto Solera, lugar desde el cual apoya proyectos que benefician a personas que viven en condiciones de pobreza y exclusión social en zonas rurales y urbanas del país.

Además, sus incontables aportes al campo del derecho siguen resonando en el presente, por ello, en el 2015 la Asociación Costarricense de la Judicatura (ACOJUD) creó el Premio María Eugenia Vargas Solera, una iniciativa que tiene el propósito de brindar un reconocimiento anual a las y los jueces que se desempeñen con excelencia judicial.

* Información presentada en el marco de la postulación al Reconocimiento Galería de las Mujeres.
Última actualización, año 2017. Información suministrada por María Eugenia Vargas Solera.


Siguiente