Ligia Martín Salazar

mujer1

Ligia Martín Salazar nació el 18 de julio de 1952 en San José, hija de don Álvaro Martín Valverde y doña Ligia Salazar Sandoval. Cursó sus estudios primarios en el Colegio La Inmaculada y la educación secundaria en el Colegio Saint Clare.

Obtuvo su Licenciatura en la Escuela Nacional de Antropología e Historia en México, en 1977. Posteriormente, en el año 1985, obtuvo su título de Magíster Scientae en Sociología Rural en la Universidad de Costa Rica.

Su estancia en México, fue particularmente importante, de esa experiencia ella rememora: 

"A mi me marca mi estadía fuera del país, concretamente yo estudie en México. En ese momento, México estaba en una situación política bien interesante, acababa de pasar mayo del 68, situación que evidenció una gran capacidad de movilización y de avances del movimiento estudiantil".

Como parte de su vocación creadora y sus inquietudes sociales y feministas, contribuyó junto con otras feministas, en los años 80, a crear el primer grupo feminista de la segunda mitad del siglo XX en Costa Rica, llamado "Ventana", agrupación que según palabras de Ligia tenía "El propósito de sacar una revista que nos obligaba a reflexionar sobre distintos temas y a ir buscando personas que se entusiasmaran con nuestro proyecto".

Posteriormente, en el año 1997 también contribuyó a crear el grupo llamado: Agenda Política de Mujeres, que según su punto de vista buscaba ser un grupo de análisis político y propositivo e "Ir construyendo alternativas donde realmente estuvieran presentes nuestros derechos, alternativas políticas y la identificación de diferentes mecanismos para incidir en la política general".

Ligia Martín Salazar, ha manifestado siempre que ella es una enamorada de la Defensoría de los Habitantes y de la Defensoría de la Mujer, instancias a las que contribuyó a fortalecer. Durante los catorce años, que tiene de ocupar el cargo de Defensora de la mujer, ha luchado incasablemente por la defensa, promoción y ampliación de los derechos humanos de las mujeres. Como parte de su vocación profesional ha destinado particulares esfuerzos en la defensa de los derechos de las mujeres campesinas, indígenas y de las mujeres privadas de libertad. Gracias a su liderazgo, logró imprimirle a las Defensoría de la Mujer un dinamismo extraordinario. En ese período de tiempo, destaca la presencia de la defensoría en distintas comisiones creadas para impulsar leyes o reformas legislativas; así como en las comisiones interinstitucionales que buscaban diseñar estrategias de impulso o aplicación de nueva legislación en favor de los derechos de las mujeres.

El 25 de noviembre de 1997, fue homenajeada por el Movimiento Feminista y de Mujeres en el Día Internacional de la No Violencia en Contra de las Mujeres. En 1999, se le otorgó el Premio Lámpara Dorada del Colegio Internacional Canadiense, por su labor en pro de los derechos de la mujer. Ese mismo año, recibe homenaje por la Comisión de Seguimiento a Beijing en el acto organizado por la Municipalidad de Desamparados, por su labor en pro de las mujeres. En reconocimiento, por su labor como fundadora de la Red de Defensorías de la Mujer de la Federación Iberoamericana de OMBUDSMAN, se le designó como integrante honoraria en el año 2007.

En el ejercicio de su función pública, ha destacado por su pasión y compromiso en el impulso de cambios sustantivos en el ámbito legislativo: Participación en el proceso para la aprobación de la Ley de Igualdad Social de la Mujer (1989). Fue parte de la comisión redactora de la Ley contra la Violencia Doméstica y de la Ley contra del Hostigamiento Sexual en el empleo y la docencia. En el campo de la participación política, una de sus pasiones, participó en la reforma de ley al Código Electoral para el establecimiento de una cuota del 40% mínimo de participación política de las mujeres. Impulsó, la firma del decreto presidencial sobre esterilizaciones, junto a varias organizaciones feministas y de mujeres y de la Comisión tripartita por los Derechos Sexuales y Reproductivos.

Destaca, como parte de su labor en la Defensoría, su interés permanente por mantener el vínculo con las organizaciones feministas y de mujeres, como parte de una visión democrática de la administración pública, entendida en función de las demandas y la protección de derechos de la ciudadanía. Como funcionaria pública, la caracterizó el compromiso y la entrega a sus ideales, ejerció desde este papel, la crítica y la denuncia acerca de todo aquello que denigrara o discriminara a las mujeres, por el hecho de serlo.

También ejerció la docencia universitaria en la Escuela de Sociología de la Universidad Nacional, y fue integrante de la Comisión Académica de la Maestría en Estudios de la Mujer. En el campo de la investigación desarrolló proyectos en temas agropecuarios y comunitarios. Ha publicado importantes trabajos sobre los temas de empleo rural y acerca del Estado y Políticas Públicas: condiciones de las mujeres campesinas, acceso a la tierra, Elementos metodológicos para procesos de investigación-acción, Módulos de capacitación sobre la organización, administración y derechos humanos, dirigido a mujeres cooperativistas. Ha escrito múltiples artículos sobre hostigamiento sexual, violencia en las relaciones de pareja, Violencia en contra de las mujeres como una violación de los derechos humanos, El poder desde el feminismo, Mujeres Privadas de Libertad y sobre la Defensoría de la Mujer en el marco de la Institución OMBUDSMAN.

La fuerza personal, la intensidad y la pasión con que vive paso a paso su vida, sus responsabilidades y relaciones, han enriquecido su labor profesional y su compromiso vital con el activismo por los derechos humanos de las mujeres.

Ella expresa, en lo individual, la fuerza de una colectividad de mujeres que han cambiado la historia de fin del siglo XX, en nuestro país, teniendo como horizonte esperanzador del nuevo siglo el disfrute pleno de los derechos humanos por parte de las mujeres.

Con orgullo rendimos este sentido homenaje a doña Ligia Martín Salazar, antropóloga, feminista, académica, activista por los derechos humanos de las mujeres y funcionaria pública comprometida con su institución y con su país.

Ligia Martín Salazar ingresó a la Galería de la Mujer en el año 2008.


Siguiente